Conectarse

Recuperar mi contraseña

Fecha del Rol

Sábado, 06/02/1982
15:00
Últimos temas
» Once Upon a Time (Érase una vez)
Sáb 23 Dic 2017 - 23:00 por RunaHielo11859

» American Horror Story
Sáb 23 Dic 2017 - 22:52 por RunaHielo11859

» Serie: Stranger Things
Sáb 23 Dic 2017 - 22:48 por RunaHielo11859

» Películas de temática homosexual.
Sáb 16 Dic 2017 - 16:05 por TritónMedianoche10018

» Ultimas idas al cine!!!
Sáb 16 Dic 2017 - 14:57 por RunaHielo11859

» La mejor serie actual
Sáb 16 Dic 2017 - 13:53 por RunaHielo11859

» The Walking Dead
Sáb 16 Dic 2017 - 13:45 por RunaHielo11859

» Harry Potter and The Cursed Child || ¿La ruina de la saga?
Sáb 23 Sep 2017 - 21:40 por RunaHielo11859

» holi sigo viva
Sáb 23 Sep 2017 - 21:33 por RunaHielo11859

Calendario de Clases
Los posteadores más activos del mes
Kyubi
 
AccioPluma27803
 
TritónMedianoche10018
 

Septiembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

Administración
QuillHeart149
Administradora
¡Síguenos!

Tweets

Afiliados

Élite








Normal
Foroactivo
Crear foro

[ORIG] La cena está lista

Ir abajo

[ORIG] La cena está lista

Mensaje por DraconisChispas54 el Sáb 4 Oct 2014 - 21:02

—¡Ya estoy en casa!

Sam colgó la chaqueta en el perchero tras la puerta. A medida que caminaba por el pasillo hacia la cocina, un extraño olor le hacía arrugar la nariz con desagrado; parecía como si algo estuviera descomponiéndose allí.

—Lola, cariño… ¿A qué huele?

—¡Sam! No te oí entrar… —Su mujer tenía la cocina patas arriba. Había restos de comida en la encimera y utensilios tirados de cualquier manera en el fregadero, pero ella se veía contenta—. Estaba haciendo la cena. Huele rico, ¿verdad?

—Por supuesto… —Sam fue incapaz de negárselo, tan ilusionada como estaba.

La besó dulcemente en la mejilla al pasar por su lado, tratando de ver qué había en el horno, pero se distrajo con los sedosos bucles que le caían hasta los hombros.

—¿Dónde están los niños?

—Salieron temprano a merendar con los hijos de Sonia, la vecina. Han hecho un picnic en el parque, ¿sabes? Me han vuelto loca insistiéndome para que les diera permiso…

—¡Espera, espera! —la interrumpió Sam, espantado—. ¿De dónde has sacado ese pájaro muerto, Lola?

Lola volvió la mirada hacia el niño visiblemente molesta. Tras romperse el ambiente, la casa volvía a no ser más que un cuadrado dibujado en la arena del patio; y ellos, dos alumnos de primaria con babi en lugar de ropa de trabajo y delantal.

—¿Qué quieres decir? Es tu cena, no un pájaro…

—En serio, no voy a jugar con un animal muerto —murmuró Sam apenado. Doblaba el labio inferior en un tierno gesto de tristeza—. Si lo encontraste, deberíamos enterrarlo…

Cuando la niña cruzó los brazos y dio una patada al suelo, él se encogió un poco.

—¡No se puede jugar contigo, Samuel! Eres un delicado. Si tanta pena te da, ve a hacerlo tú.

Dicho aquello, Lola salió de la “casa” muy airada. Tras dirigirle una última mirada de reproche, se alejó en dirección a un grupo de niñas que jugaban a las palmas y enseguida pareció olvidarse de Sam.

Mientras, el niño se dedicó a recoger al pequeño animal entre sus manos. Le daba un poco de repelús pero sentía que estaba mal dejarlo ahí sin hacer nada; ya era suficientemente malo que se hubiera muerto…

En la zona del patio cercana a las aulas de los niños mayores, un grupo de naranjos cuajado de florecillas blancas proyectaba su sombra junto al muro. Sam se detuvo pensando que era un sitio ideal para descansar, así que al pajarito tendría que gustarle.

Lo dejó a un lado mientras cavaba un agujero tan profundo como le permitieron las piedras que se escondían bajo la arena. Metió al animal allí para proceder a enterrarlo, clavando un palito después que señalaba la cabecera de la pequeña tumba.

En ese momento, otra sombra le cubrió.

—No deberías haberlo tocado, Sam… —La dulce voz de la señorita Virginia le sobresaltó, tan concentrado como estaba—. Pero es muy bonito lo que has hecho.

La mujer le sonreía amablemente a través de sus gafas de cristales marcados con huellas. A Sam le gustaban mucho sus ojos; era como si le hablaran sin necesidad de expresar nada con los labios. Cuando se portaba mal en clase y le regañaba, Sam la miraba a los ojos y le consolaba encontrar en ellos afecto y cariño a pesar de todo.

—Ve ahora mismo a lavarte las manos, jovencito, ¡y ni se te ocurra meterte los dedos en la boca o en los ojos!

Sam le devolvió la sonrisa con timidez. Asintió con la cabeza antes de murmurar un “sí, seño” y salir corriendo hacia los baños.

Cuando volvió la vista hacia atrás, la seño estaba cortando flores de azahar para adornar el pequeño monticulo de arena.




Esto lo escribí para un taller en el que voy a participar. Los requisitos eran que el relato sucediera en el patio de un colegio y que apareciera la frase: "¿Dónde están los niños?"

Comentarios son bienvenidos, como siempre Smile
avatar
DraconisChispas54
Mago Prodigio
Mago Prodigio

Femenino Edad : 28
Mensajes : 14667
Inscripción : 23/09/2011
Localización : Campo de quidditch

https://combustionesespontaneas.wordpress.com/

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.